Renoir: el dolor pasa, la belleza permanece

Hoy, como cada primero de mes, os traigo una biografía para complementar la nueva frase inspiradora del blog. En esta ocasión y para conmemorar que hoy es el día nacional de la artritis en España voy a dedicarle este espacio a uno de los grandes pintores del impresionismo, Pierre Auguste Renoir, que nunca se rindió a esta enfermedad y luchó hasta sus últimos días por hacer lo que más le gustaba: pintar. Porque como él mismo dijo "el dolor pasa pero la belleza permanece".


Renoir nació en Limoges (Francia) en 1841 y desde muy pequeño demostró interés por lo artístico. A los 13 años sus padres, humildes trabajadores de la confección, le enviaron a aprender el oficio de pintar sobre porcelana. En aquel taller conoció a un trabajador aficionado al óleo que le dejó utilizar sus materiales de dibujo y que al comprobar el gran talento de Renoir aconsejó a sus padres que le mandaran  a estudiar pintura y dibujo. Durante años el joven pintor asistió a distintas clases gratuitas al tiempo que trabajaba decorando abanicos, persianas, escudos,... hasta que en 1862 aprobó el examen de ingreso en la escuela de bellas artes de París. Aquella etapa duraría menos de un año debido a su falta de recursos para pagarse los estudios, pero en ese tiempo conocería a Monet, Bazille y Sisley con los que trabaría una gran amistad; más adelante Monet, Sisley, Pisarro, Degas, Cézanne, Morisot y el propio Renoir (Bazille moriría antes, durante la guerra francoprusiana) formarían el llamado grupo de los impresionistas.
El rechazo por parte de la academia de bellas artes de París de numerosas obras para participar en la exposición anual de arte denominada "salón de París" lleva a varios autores a protestar y el emperador Napoleón III pone en marcha "el salón de los rechazados" (Salon des Refusés), una sala anexa en la que exponer las obras rechazadas para que el público juzgue si las protestas de los artistas son justificadas. En ella Renoir presenta su cuadro Jinetes en el bosque de Bolonia, con no muy buenas críticas. Sin embargo la obra de los nuevos pintores despierta en general bastante interés entre el público, especialmente el estilo denominado impresionismo y eso hace que en los años siguientes se celebren múltiples exposiciones de esta nueva corriente pictórica a la que Renoir pertenece.
Su creciente éxito le aleja de las penurias económicas y el pintor puede dedicarse en exclusiva a su obra, en la que destacan los retratos, las escenas de la vida social, las flores y los paisajes, aunque sin duda la predilección del autor son los retratos femeninos.
En este tiempo entabla relación con Alina Charigot, una joven que se convierte en su musa y modelo y con la que se casaría en 1990. 
Gabrielle y Jean
 Juntos tuvieron tres hijos, uno de ellos el famoso director de cine Jean Renoir (Madame Bovary, Esta tierra es mía,...)
Otra modelo destacada en sus cuadros fue Gabrielle, prima de su mujer e institutriz de los niños.
Su fama como pintor le permite viajar por gran parte del mundo de exposición en exposición, sin embargo su salud nunca fue muy buena; problemas respiratorios le obligaron en numerosas ocasiones a buscar retiro. Finalmente una parálisis facial y un diagnóstico de reuma le hacen  trasladarse a Cagnes-sur-Mer, en el Mediterráneo, buscando un clima más suave que no acentúe su enfermedad. Lo que Renoir padecía era una severa artritis reumatoide que poco a poco fue deformando sus manos, rodillas y pies hasta postrarle en una silla de ruedas e impedirle sujetar los pinceles. Pero todo ello no detiene al pintor que se hace construir un caballete especial y pide que le aten el pincel a la mano para poder continuar con su gran pasión. 
Durante más de tres décadas Renoir convivió con esta terrible enfermedad; en ese tiempo se sucedieron también otras desgracias como que sus dos hijos resultaran heridos durante la segunda guerra mundial y el fallecimiento de su esposa Alina con tan solo 56 años a causa de la diabetes.
Renoir siguió pintando pese al dolor y las dificultades hasta sus últimos días. Falleció a los 78 años siendo, con más de 6000 obras, uno de los pintores más prolíficos de todos los tiempos.



Fuentes:

  • Wikipedia
     
Otras biografías en el blog:
Anne Sullivan y Helen Keller, Neruda, Jack London, Florence Nightingale. Ir a la etiqueta biografías.

Comentarios

  1. Con lo que me gusta su obra y no sabía (o no recordaba) que Renoir tenía artritis reumatoide. Buena frase para el mes. Siempre hay que intentar ir un poco más allá de nuestra "zona de confort" sin dejar de cuidarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo lo descubrí hace poco viendo la película "Renoir" que trata al mismo tiempo sus últimos años y los años de juventud de su hijo Jean Renoir (el director de cine) y su relación. A mí me encantan todos los impresionistas :)

      Eliminar

Publicar un comentario