El linfoma en 10 puntos claves

Hace doce años a petición de Lymphoma Coalition la OMS estableció el día 15 de septiembre como Día mundial del Linfoma para dar a conocer esta enfermedad de la que se diagnostican unos 1000 casos diariamente.

 

1. Qué es un linfoma
Existen cuatro tipos de cáncer de la sangre: leucemia, síndromes mielodisplásicos, mieloma múltiple y el linfoma. El linfoma se origina en el sistema linfático (formado por los ganglios y los vasos linfáticos, el bazo, el timo, las amígdalas, las adenoides y la médula ósea) Se da cuando unas células del sistema inmunitario llamadas linfocitos se vuelven anormales y se multiplican sin control, pudiendo acumularse tanto en zonas del sistema linfático como en zonas externas.
Sistema Linfático

2. Tipos
Los linfomas se dividen en dos grandes clases: Linfoma o enfermedad de Hodgkin (LH) y Linfoma no Hodgkin (LNH) La diferencia es que en los primeros se observa un tipo de células malignas denominadas células Reed-Sternberg y en los segundos no. Existen 5 subtipos de LH y más de 30 de LNH.
Los linfomas también se diferencian según la velocidad de su evolución en:
    • Linfomas agresivos o de progresión rápida.
    • Linfomas indolentes o de progresión lenta.
 3. Causas
En la mayoría de los casos se desconoce el origen de la enfermedad, aunque sí se han encontrado algunas correlaciones:
    • Se relaciona con frecuencia con un sistema inmune debilitado, por ejemplo en enfermos de SIDA, en trasplantados que toman medicación inmunosupresora o en pacientes sometidos a quimioterapia.
    • Se ha encontrado mayor prevalencia en enfermedades autoinmunes del sistema conectivo como artritis reumatoide, lupus, etc.
    • Es poco común en niños, en estos casos suele deberse a mutaciones no hereditarias en los genes de las células sanguíneas.
    • Entre el 45 y el 60% de los pacientes de LH han padecido en algún momento mononucleosis por el virus Epstein-Barr.
No se trata de una enfermedad contagiosa.
 4. Síntomas
En algunos casos los linfomas son largo tiempo asintomáticos, especialmente en el LH. Las manifestaciones más frecuentes son:
    • Adenopatías: inflamación de alguno de los ganglios linfáticos (cuello, axilas, pecho, ingles,...)
    • Fiebre
    • Pérdida de peso inexplicable
    • Picores y/o urticaria
    • Hepatomegalia (hígado engrosado)
    • Esplenomegalia (bazo engrosado)
    • Sudoración nocturna
    • Debilidad y cansancio
    • Infecciones frecuentes
    • Tos, dificultad para respirar y/o dolor torácico
 5. Diagnóstico
La prueba más determinante es la biopsia de una muestra del tejido linfático afectado. También se emplean analíticas de sangre, resonancia magnética, tomografías y la punción lumbar. En algunos casos pueden realizarse estudios genéticos.
6. Tratamiento
El tratamiento o tratamientos son los habituales en el cáncer y dependerá del tipo de linfoma diagnosticado: quimioterapia, radioterapia, trasplante de células madre, trasplante de médula ósea y/o cirugía.
7. Pronóstico
Como en cualquier cáncer el momento de la detección es fundamental, de ahí la importancia de estar atento a las señales para diagnosticarlo a tiempo. El LH tiene un mejor pronóstico con una probabilidad de curación superior al 80%. El LNH se cura en aproximadamente un 65% de casos; pero en un gran porcentaje el tratamiento permite un alto grado de supervivencia con una calidad de vida aceptable. El linfoma de progresión rápida también tiene un índice de curación más alto que el linfoma indolente.
 8. Estadios
Los estadios sirven a los médicos para establecer el grado de diseminación del cáncer por el cuerpo. Habitualmente se emplea la clasificación de Ann Arbor:
    • Estadio I: El cáncer afecta a una sola región de ganglios linfáticos o bien a un solo órgano.
    • Estadio II: El linfoma afecta a dos o más regiones de ganglios linfáticos pero del mismo lado del diafragma o afecta a un solo órgano fuera del sistema linfático y a sus ganglios regionales.
    • Estadio III: el cáncer afecta a regiones ganglionares a ambos lados del diafragma, con o sin afectación de un órgano externo al sistema linfático.
    • Estadio IV: hay una afectación diseminada por uno o más órganos extralinfáticos como el hígado o el pulmón.  
9. Algunas cifras sobre el linfoma
Hay aproximadamente un millón de personas diagnosticadas de linfoma en el mundo. Se calcula que la cifra de afectados debe ser bastante más elevada pues de muchos países no hay datos.
Se diagnostican unos 1000 nuevos casos cada día.
En España se diagnostican unos 6000 casos anuales.
Entre el 90% y el 70% son linfomas no Hodgkin.
El 70% de los LNH son linfomas indolentes o de progresión lenta.
El más común de los LNH es el linfoma difuso de células B grandes, aproximadamente 30% de casos.
Entre el 60 y el 70% de los LH están asintomáticos.
  10. Un poco de historia
En 1832 el médico británico Thomas Hodgkin (1798-1866), experto en anatomía patológica, describe la semejanza encontrada en siete casos de autopsia en los que se observa aumento en el grosor del bazo y los ganglios y lo relaciona con una enfermedad de los nódulos linfáticos.
En 1856 Samuel Wilks publica una serie de 45 casos, que incluyen los mencionados arriba, con síntomas parecidos y propone el término de enfermedad de Hodgkin.
En 1898 Dorothy Reed y Carl Sternberg describen la célula que caracteriza el linfoma de Hodgkin.
Algunos famosos diagnosticados de linfoma:
    •  Michael C. Hall, el protagonista de la serie Dexter, fue diagnosticado de LH a los 38 años, hoy en día tiene 44.
    • El actor gales Andy Whitfield conocido por la serie Spartacus falleció a los 39 años de edad tras 18 meses de lucha contra esta enfermedad.
    • Jackeline Kennedy falleció a los 64 años por un linfoma.
    • Concha Velasco diagnosticada en 2014.
    • Gabriel García Márquez fue diagnosticado en 1999, falleció en 2014 a los 87 años.
    • Dilma Rousseff, la  actual presidenta de Brasil, fue diagnosticada de linfoma en 2009.
    • Al actor de clásicos como el jovencito Frankenstein, Gene Wilder,  se le diagnostico un LNH en 1998 a la edad de 65 años, hoy en día tiene 82.
Para terminar aquí os dejo una completa guía en español editada por Leukemia & Lymphoma Society: La guía sobre el linfoma. Información para pacientes y familiares.
 Fuentes:

Comentarios

  1. No sabía que lo de Andy Whitfield fue un linfoma. Fui incapaz de ver la segunda temporada sin él...
    El linfoma es una de las complicaciones que podemos tener con el síndrome de sjögren, (creo que incluso más que con el lupus; dos de las enfermedades que tengo). No sabía que estaba relacionado con la mononucleosis por virus Epstein-Barr (desencadenante de mi Síndrome de Fatiga Crónica).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, reconozco que el tema de las correlaciones puede asustar, pero como tú bien sabes solo sirven para buscar una causa no implican una consecuencia. Quizás tus probabilidades sean más altas, pero hay quién comprando la lotería a diario no le toca nunca y otros compran un décimo una vez y sacan el gordo. Citándote a tí en tu último post ;-) "Es una posibilidad pero no un hecho"
      Además pensar en ello tampoco resuelve nada. Yo por ser trasplantada se supone que tengo 7 veces más probabilidades de padecer cáncer. ¿Qué puedo hacer contra eso? Pues comer sano, cuidarme, usar protector solar, ir a las revisiones médicas,... para no sumar más puntos; pero la suerte (buena o mala) no está en mis manos así que prefiero no dedicarle mi tiempo.

      Eliminar

Publicar un comentario