Pablo Neruda: luces y sombras

Quién no ha oído hablar de 20 poemas de amor y una canción desesperada, libro que Pablo Neruda escribió con tan solo 20 años de edad. Este autor, bautizado bajo el nombre de Neftalí Ricardo Reyes Basoalto (1904 - 1973), es una de las máximas figuras de la poesía contemporánea. Una frase suya adornará este mes la esquina de frases inspiradoras del blog.
 


Confieso que cuando encuentras tantas frases hermosas entre los textos de una persona te cuesta imaginar de ella algo que pueda parecerte mezquino. Enfrentarme a esta biografía no me ha resultado fácil porque al investigar llegué a un punto en el que sentí un gran rechazo hacia el personaje. Que todos tenemos luces y sombras está claro; que algunas sombras son más fáciles de digerir que otras también. Pero que la obra y el autor deben juzgarse por separado es a mi parecer una cuestión indiscutible. Ser un gran pintor, escritor, arquitecto, científico, actor... no implica ser mejor persona. Ser peor persona tampoco resta mérito artístico.  Encontrarse con alguien que pueda tener gestos de gran humanidad y al mismo tiempo otros que hagan dudar de ella parece contradictorio, pero ocurre con bastante frecuencia. ¡Qué complejo el ser humano!

Pero vayamos por orden...

Pablo Neruda vivió desde joven la vocación literaria aunque no el apoyo familiar. Para evitar los problemas derivados del rechazo de su padre  hacia esta profesión adoptó el pseudónimo por el que es conocido.

Al abandonar los estudios de profesor de francés su padre le retira toda ayuda económica y Neruda, motivado por los problemas de dinero y su interés por la política, se vuelca en desarrollar una carrera diplomática. En distintas etapas de su vida ejerció como cónsul en Birmania, Ceilán, Java, Singapur, Argentina, España y Méjico.

En 1930 se casa con la holandesa María Antonia Hagenaar con la que más tarde se trasladaría a España. Allí conoce en 1934 a la argentina Delia del Carril, con la que se casará años después. Ese mismo año nace su hija Malva Marina. La pequeña nace con graves complicaciones y con hidrocefalia, lo que la condena a una vida difícil y breve.  Es poco lo que se sabe de la niña pues su padre se desentendió de ella a los pocos años de su nacimiento y su madre con graves problemas económicos regresó a Holanda y la dejó a cargo de una familia que la criaría junto a sus hijos. Malva Marina no aparece en las memorias del escritor y las pocas evidencias que la recuerdan son una carta de su madre pidiendo a Neruda que la ayude económicamente, un telegrama que le envía al fallecer la pequeña y al que el autor no contesta y una carta del propio autor con  palabras no muy agradables.
Es realmente imperdonable tu negligencia hacia nosotras, especialmente para tu bebé. Hoy 18 del mes no he recibido tu dinero. El 1º de este mes tuve que pagar los gastos de alojamiento de Malva Marina por el mes de octubre. Con mi salario sólo pude pagar una parte de ello. Qué vergüenza realmente. Ellos son tan buenas personas... Nunca encontraré gente tan buena otra vez.  [...] Fragmento de la carta de M.A.Hagenaar a Neruda
[...] Mi hija, o lo que yo denomino así, es un ser perfectamente ridículo, una especie de punto y coma, una vampiresa de tres kilos [...] Fragmento de la carta de Neruda a una amiga.
También quedan para el recuerdo un hermoso poema que le dedicó Federico García Lorca en su nacimiento y su lápida en un cementerio de Holanda, en la que sus padres adoptivos escribieron "Aquí descansa nuestra querida Malva Marina Reyes, nacida en Madrid el 18 de agosto de 1934, fallecida en Gouda el 2 de marzo de 1943" Y que nos da al menos la esperanza de que su corta vida transcurriese con una familia que la quiso.

Como madre y como enferma crónica desde niña, no puedo comprender semejante falta de empatía hacia un hijo que necesita, más que cualquier otro, el apoyo y cariño de sus padres. Pero continuemos con esta biografía que también muestra el lado amable y solidario del poeta.

Durante su estancia en España, Neruda creo grandes lazos con la generación del 27 y dirigió la revista literaria Caballo verde. Huyendo de la guerra civil española se traslada a Paris donde participa en numerosos actos solidarios con el pueblo español. Su papel fue determinante al ayudar a muchos refugiados españoles a ser acogidos en Chile.

En 1946 es elegido senador en su país, pero esta faceta dura poco al manifestarse él abiertamente contrario a la persecución contra los sindicatos llevada a cabo por el presidente Videla. Este hecho provoca una orden de detención contra el poeta que debe huir en 1949. Poco después Neruda es galardonado junto a Pablo Picasso y el poeta turco Nazim Hikmet con el premio internacional de la paz.

Durante un tiempo se dedica a viajar mientras continua su labor literaria y política. En 1952 por fin puede abandonar su exilio y regresar a Chile.

En el 56 contraería matrimonio por tercera vez, en esta ocasión con Matilda Urrutia con la que vivió hasta su muerte.

El partido comunista le designa como candidato a presidente en 1970, pero él lo rechaza para apoyar a Salvador Allende. En 1971 es nombrado embajador de Paris y en el 73 renuncia a su puesto debido a problemas de salud. El golpe de estado militar en Chile, el 11 de septiembre de ese mismo año, le sume en la tristeza lo que agrava su enfermedad. El día 19 fallece en urgencias debido a un avanzado cáncer de próstata.

Pablo Neruda fue galardonado con el premio Nobel de literatura en 1971.

A lo largo de su vida escribió 45 obras entre las que destacan:

  •  Crepusculario (1923)
  • 20 poemas de amor y una canción desesperada (1924)
  • Residencia en la tierra (1933)
  • Canto general (1950)
  • La espada encendida (1970)
  • La autobiografía: Confieso que he vivido (1973, publicación póstuma)


Fuentes:

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma,
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
                   (20 poemas de amor y una canción desesperada. Poema 15)

Comentarios

  1. Es difícil pero a veces hay que separar a la persona del talento para apreciar su arte, sea cual sea. Y este es un claro ejemplo...
    Pero nos quedamos con sus palabras y la frase que has escogido. Me encanta el sentido que tiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, quizás lo más complicado es entender cómo alguien que se vuelca en una causa solidaría con gente desconocida, no es capaz de volcarse con su propia hija. Pero no me gusta juzgar a alguien con tan pocos datos; así que le juzgaremos solo po su talento literario, que es indiscutible.
      Gracias por comentar :)

      Eliminar

Publicar un comentario