Cálculos y litotricias

Los que ya leísteis mi artículo "cuando de algo malo surgió lo mejor sabéis que tuve que renunciar a una beca de estudios  en Alemania debido a mi ingreso en urgencias por un cálculo renal. Pero lo que no os he contado es cómo se resolvió aquello. Aquí tenéis el proceso completo que duró más de dos años.


Octubre de 1996 
Tras detectar en el hospital de Freiburg que mi hematuria constante se debía a una piedra en el riñón trasplantado, decidí regresar a España para que la tratara mi médico. 
Tiene cierta gracia porque yo jamás había tenido problemas de este tipo en mis riñones pochos y ahora que tenía uno sano... premio!

 

¿Qué es un cálculo renal?

Pues como bien indica el nombre más popular de "piedra", un cálculo es un trozo de material sólido formado por sustancias que están en la orina y que se compactan. Los cálculos pueden tener una sola composición química, cuando todo el trozo está formado por la misma sustancia o pueden ser una mezcla de varias. Las más frecuentes son: calcio, ácido úrico y cistina. Las dimensiones pueden variar desde el tamaño de un grano de arena hasta el de una pelota de golf. Y su superficie puede ser lisa o rugosa. 
Los motivos de que se formen cálculos pueden ser variados: la dieta, infecciones urinarias, la herencia, beber poco agua,... la mayoría de las veces no se llega a determinar claramente la causa.
Por supuesto los cálculos pueden formarse en otras zonas distintas al riñón, por ejemplo en la vesícula biliar (c. biliares), en la vejiga (c. vesicales), en la próstata (c. prostáticos), en las glándulas salivales (sialolitos), etc. Los cálculos renales se conocen también como "litiasis renal" o "nefrolitiasis"

Noviembre de 1996 
Mi médico lo primero que hizo fue solicitar un urograma.

¿Qué es un urograma o urografía?

Es el examen médico para evaluar los riñones, los uréteres y la vejiga. Se puede realizar a través de varias técnicas, por ejemplo, por "tomografía computerizada" o por "resonancia magnética" En mi caso se empleó una técnica de rayos X convencionales con la aplicación de un contraste intravenoso.
Si te interesa saber más sobre estas técnicas puedes hacerlo en la web del colegio americano de radiología:  Radiologyinfo.org donde explican extensamente (y en español) en qué consisten, sus ventajas e inconvenientes, qué se siente, etc.

Enero de 1997
Tras los resultados obtenidos en mi hospital (Puerta de Hierro de Madrid), un doctor al que llamaremos Urólogo1 me envía al hospital 12 de octubre con el siguiente informe: [...] litiasis importante con una porción alojada en cáliz inferior y otra gran porción que ocupa en su totalidad la pelvis renal [...] dada su mala localización radiográfica que nos obligaría a realizar varias sesiones de litotricia con contraste, creemos que se podría intentar mejor en vuestra unidad [...]
Allí el Urólogo2 realiza una nueva urografía y calcula que la piedra mide aproximadamente 2,5 x 1 cm Me cita para mi primera litotricia.

¿Qué es una litotricia?

Son las técnicas que se utilizan para romper los cálculos. Existen varios tipos, la que me hicieron a mí es la "litotricia extracorporea por ondas de choque" (LEOC) Durante el procedimiento la persona se tumba sobre una camilla y mediante un aparato de rayos X o un ecógrafo se localiza la zona exacta del cálculo hacia la que se enfoca la máquina que envía las ondas de choque a alta frecuencia. Como se trata de un procedimiento doloroso y de una duración aproximada de una hora, se administra previamente algún analgésico potente y un sedante. En varias páginas he leído que se anestesia, no sé si eso será frecuente, en mi caso no se hizo.
Otras técnicas son la litotricia laser o la percutánea.

Dependiendo de la dureza del material que forma la piedra y
de su tamaño, bastará una sola sesión o serán necesarias varias hasta que se rompa en fragmentos que puedan ser expulsados espontáneamente a través de la orina. 

Febrero, marzo y abril de 1997
Me someto a la primera, segunda y tercera sesiones de litotricia.

En el primer video podéis escuchar la frecuencia de las ondas sonoras y en el segundo el efecto que tienen estas sobre un cálculo, haciéndolo vibrar hasta que se fragmenta.





Abril de 1997
El Urólogo2  realiza una ecografía con el siguiente informe: [...] contenido en grupo calicial inferior con imágenes claramente sugestivas de litiasis [...] y otra imagen de 1,8 x 7,7 mm que no deja sombra posterior, por tanto no concuerda con un cálculo.
Ahora toca beber mucho para expulsar los fragmentos.

Mayo de 1997
Ingreso por urgencias con 40,3° de fiebre. Cultivo de orina positivo, la hematuria continua.

Junio de 1997
De nuevo en mi hospital de referencia me realizan otra urografía de contraste. El Urólogo3 dice que tal vez se trate de una piedra de ácido úrico que son más difíciles de romper y no se ven en los rayos X. Deciden alcalinizar la orina con citrato potásico para ayudar a la expulsión del cálculo.

Noviembre de 1997
El  Urólogo3 dice que el cálculo se ha reducido a la mitad. 

Enero de 1998
El Urólogo1 dice que la piedra sigue exactamente igual. Me pide análisis de orina de 24 horas para ver los niveles de ac. úrico, oxalato, citrato y calcio. Todos los valores son normales, excepto el de calcio que es muy bajo. Me suspenden el citrato potásico y deciden seguir la evolución del cálculo sin tratarlo.

Junio de 1998
Radiografía simple, el Urólogo3 se desdice y confirma que la piedra sigue igual, pero que mejor no tocar.

Agosto de 1998
Nueva RX simple, el Urólogo3 ahora dice  que el cálculo ha crecido y se ha desplazado. Me pide nuevo urograma y solicita iniciar de nuevo las litotricias, pero esta vez en el hospital Ramón y Cajal donde tienen una máquina más potente que la del 12 de octubre.

Noviembre de 1998
El Urólogo4 (jefe de la unidad de litotricia) ve todas las pruebas y considera necesaria la litotricia aconsejando empezar cuanto antes y pide nuevas RX y ecografía.

El Urólogo5  ve las nuevas pruebas y desaconseja la litotricia, argumentando que existe un gran riesgo de hematoma y de que la infección se trasmita a todo el parénquima renal lo que provocaría la pérdida del riñón (menudo panorama)

Solicito ver de nuevo al Urólogo4 (uff! espero que no os estéis perdiendo) Su argumentación me convence de que lo mejor es hacerle caso y realizarme la litotricia.

Diciembre de 1998
Primera litotricia en el Ramón y Cajal. Se lanzan 2500 impactos de ondas de choque y el cálculo se fragmenta. Traslado a mi hospital e ingreso de 24 horas para seguimiento.
RX simple y alta hospitalaria.
Empiezo a expulsar en la orina pequeños trocitos muy blandos, parecidos a arcilla.

Mayo de 1999
Expulso dos trozos grandes. Se llevan al laboratorio para análisis (nunca más sé de ellos)
Me realizan una nueva radiografía en la que ya no hay presencia de cálculos. 

Y así concluye un peregrinaje de idas y venidas que duró dos años y siete meses.

Y qué conclusiones creo yo que se pueden extraer de todo esto:
  • Que incluso diagnósticos sencillos no siempre tienen tratamientos fáciles.
  • Que cinco médicos distintos para tratar el mismo problema quizás sea más un inconveniente que una ventaja.
  • Que la medicina puede tener sus errores, pero al final suele aportar soluciones.
  • Que mi riñón está hecho un campeón, siempre sale airoso. ¡Ole por él!

Fuentes:  


  Foto: Robert R. Wal (tomada de Wikipedia)

Comentarios

  1. Qué valiente que eres!! Y qué paciencia y aguante. Debió de ser muy doloroso... :( un abrazo, y a seguir con tu súper riñón. Yo también tengo uno, y está hecho un campeón! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, pero para ser sincera fue más el tema de la paciencia y el miedo a que le pasara algo al trasplante, con tanto médico opinando cosas diferentes. Dolor fuerte tuve en alguna ocasión, pero de los famosos cólicos nefríticos (esos que dicen que duelen como un parto) me libré gracias a que los riñones trasplantados no tienen conexiones nerviosas. ¡Qué buena ventaja! :)
      Un beso y a seguir cuidando de "nuestros campeones"

      Eliminar
  2. Bien por ti, tengo a mi mejor amiga con problemas y se ha sentido identificada con tu historia. Mucha fuerza y a luchar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier y muchísimo ánimo para tu amiga.

      Eliminar

Publicar un comentario