7 claves para vencer la adversidad

La capacidad de las personas de afrontar y adaptarse a la adversidad se denomina en psicología resiliencia
En palabras más coloquiales yo diría que se trata de no perder de vista la luz que hay en nuestras vidas y aprender a moverse en esa dirección a pesar de los obstáculos. 

Empezaré por una buena noticia: la mayoría de la gente posee esta capacidad. No hay más que ver a los millones de personas que viven inmersos en la guerra o en condiciones de pobreza extrema, para darse cuenta de que el ser humano sabe adaptarse a las adversidades y seguir adelante. 

Pero no es necesario sufrir un trauma tan intenso como una guerra para experimentar estrés emocional. La pérdida de un ser querido, un diagnóstico de enfermedad, el paro prolongado, un accidente,... son factores que pueden conducir al derrumbe emocional y físico de una persona, por eso esta capacidad es algo que a todos nos conviene trabajar.

Y otra noticia aún mejor, no se trata de un rasgo innato sino de algo que se puede alcanzar; aunque por supuesto requiere de un esfuerzo voluntario.

Cosas que nos ayudan a alcanzar la resiliencia

Desde la psicología se han estudiado aquellos rasgos característicos de las personas que son capaces de afrontar la adversidad de forma positiva y se ha visto que existen características comunes que pueden ofrecernos las claves necesarias para adquirir la resiliencia:

1. Establece relaciones sociales.

Mantén contacto con la familia, sal con los amigos, apúntate a un grupo de apoyo o una ONG... en definitiva no dejes que tus problemas o tu tristeza te aíslen del mundo. Y no temas pedir ayuda cuando la necesites, a ti te aliviará en los momentos más duros y a tus seres queridos también les ayudará sentirse parte de la solución.


2. Piensa en el futuro de forma optimista

Intenta ver los obstáculos no como barreras insuperables sino como retos que te hacen más fuerte. Piensa que las cosas pueden mejorar y busca la luz al final del túnel. Yo tengo un lema en la vida, es una frase de Rainer Maria Rilke que dice "convierte tu muro en un peldaño".

3. Plantéate metas realistas y flexibles

Ser optimista y creer que las cosas pueden mejorar no significa pensar que mañana uno despertará curado de su enfermedad o podrá levantarse de la silla de ruedas, sino plantearse nuevos retos adaptados a la situación y no dejar de luchar por alcanzarlos; pero siempre con la flexibilidad que requieren las situaciones difíciles. Además, darle un sentido a la vida nos hace más fuertes ante las adversidades como ya os comenté aquí.

4. Busca las cosas positivas que la tragedia ha traído a tu vida

Puede parecer contradictorio, pero la mayoría de la gente encuentra que el sufrimiento les ha aportado cosas, sobre todo a nivel personal. Lo que más suelen manifestar las personas con resiliencia es que las dificultades les han hecho sentirse más seguros de sí mismos, han aprendido a disfrutar más de la vida, se sienten mejores personas, más amados, valoran más las pequeñas cosas,...

5. No hagas el problema más grande de lo que ya es

Intenta evitar los pensamientos negativos que no forman parte real del problema. De forma más vulgar podríamos decir que hay que aprender a separar el grano de la paja. 
Yo, personalmente, me di cuenta con el tiempo de que una de las preguntas más crueles que se puede hacer una persona es ¿por qué a mí? El día que deje de preguntármelo me liberé de un gran peso, empecé a luchar contra la tormenta emocional y me quedé solo con el sufrimiento real.

6. Permítete tropezar

La gente que posee resiliencia llora, sufre y tiene miedo igual que los demás, la diferencia es que siempre se levantan y continúan andando. Llorar, incluso autocompadecerse un poquito, puede ser liberador, siempre que eso no le lleve a uno a la pasividad o al conformismo. Tenemos derecho a lamentar nuestro sufrimiento aunque sepamos que el mundo está lleno de tragedias mucho mayores.

7. Busca tus propios mecanismos de adaptación 

Si reflexionas un momento seguro que encuentras algo que te ayuda a relajarte o a canalizar de forma positiva tus sentimientos: el deporte, la música, pintar, leer, hacer yoga, manualidades... Y si no lo tienes, es buen momento para buscar algo a lo que aficionarte. 
A mí siempre me ha ayudado escribir, me sirve para distraerme y al mismo tiempo desahogarme. Por algo este blog cobró vida cuando mi nuevo diagnóstico empezó a revolotear demasiado sobre mi cabeza  :)


Comentarios

  1. Me ha encantado esa frase que has cogido como lema: "convierte tu muro en un peldaño". No puede contener, con tan sólo seis letras, tanto bien. Me apunto yo también a la lista de fans de esta frase y te diré que sin saberlo la he puesto en práctica algunas veces, cuando le he dicho en algún momento de dificultad de mi hija que aprovechara ese momento para construirse a ella misma y hacerse más fuerte, porque en la vida de adulto hay que entrar entrenado. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes. Aunque como suele decirse nunca es tarde para aprender cosas nuevas; la capacidad de sobreponerse, aceptar las frustraciones y seguir adelante, cuanto antes se aprenda mejor.

      Eliminar
  2. "Convierte tu muro en un peldaño". Cuanta fuerza en tan poco.
    Yo suelo pensar en momentos malos que superé y quedaron atrás. Y que "esto" también pasará. "Por túneles más oscuros he pasado", que oí una vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que era una adolescente escribo en un cuaderno las frases o textos que leo y me trasmiten algo, pero esta concreta en cuanto la ví la tome como bandera. Me encanta!
      Buena técnica la de mirar atrás y coger impulso viendo la fuerza que uno es capaz de tener.

      Eliminar
  3. Hola me gusta mucho tu blog. Yo soy de mexico y me gustaria compartir el mio http://vidaenir.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucia o mejor "esponjita" bienvenida a mi ricón en la red, como ves yo también pasé por el tuyo. Aquí se queda tu blog para quien quiera visitarlo. Cualquier cosa relacionada con el tema es bien recibida, excepto la publicidad o la propaganda encubierta de dietas, medicamentos y/o tratamientos. Un abrazo y mucho ánimo.

      Eliminar

Publicar un comentario