¡Sonríe! Por ti, por los tuyos

Tienes muchos motivos por los que buscar y procurarte momentos alegres que te levanten el ánimo y te despierten una sonrisa.



Por tu salud

 

Está demostrado que reírse y sonreír tiene grandes efectos terapéuticos:


  • La sonrisa y la risa activan unos músculos que ponen a trabajar a la glándula pituitaria para que fabrique endorfinas. Sí, la famosa hormona de la felicidad. ¿Tu régimen no te permite comer chocolate? Pues sustitúyelo por unos buenos chistes.
  • La risa también favorece el riego sanguíneo, lo que se traduce por un lado en una relajación de los músculos que ayuda a liberar tensiones y reduce el estrés y, por otro lado, en un incremento de oxígeno en el cerebro lo cual facilita las actividades cognitivas como memorizar o prestar atención.
  •  Un estudio dirigido por el Dr. Lee S. Berck ha demostrado que hay una relación directa entre la risa y las ganas de comer. Esto se debe a que al reír disminuye la liberación de la hormona Leptina y aumenta la de Grelina, lo que se traduce en un aumento del apetito. El efecto es parecido al que sucede cuando se hace ejercicio físico. Así que si tu enfermedad te ha quitado las ganas de comer, no esperes más, prepara tu plato favorito y ponte una peli de risa.
  •  El Dr. Beck también observó que algunas de las células implicadas en el sistema de defensa del organismo (sistema inmunológico) se veían activadas ante la exposición de los sujetos a situaciones de humor.
  • Reír es además un gran ejercicio para desarrollar la capacidad pulmonar y fortalecer el tórax. 

 

Por la salud de tu familia

 

Una actitud alegre y optimista favorece la comunicación y las relaciones sociales. Y si tienes hijos, además de fortalecer el vínculo entre vosotros, estarás trasmitiéndoles una valiosa lección: una visión positiva de la vida y una manera valiente de afrontar las dificultades.
Como afirma la Dra. en psiquiatría y pediatría María Jesús Mardomingo en su libro Psiquiatría para padres y educadores:
El estilo depresivo de afrontar la vida se aprende, se interioriza la visión negativa de la realidad y el sentimiento de impotencia que los adultos trasmiten.
 La depresión de alguno de los padres (y más especialmente cuando se trata de la madre) se suele traducir en los hijos en dificultades de socialización, hiperactividad, bajo rendimiento escolar, enuresis (falta de control de la orina), angustia y/o depresión infantil. Según Hammen (1990) ese riesgo de padecer depresión se incrementa hasta tres veces.

Este sí que es un buen motivo para sonreír ¿verdad?

Intenta dedicar más tiempo a aquellas cosas que te gustan, recuerda los momentos que te hicieron sentir feliz, sal con los amigos, ve películas o lee libros de humor,...
Pero si ves que todas esas cosas no funcionan, que tu tristeza o tu falta de ánimo para realizar actividades y relacionarte con los tuyos es muy elevada,  entonces no dudes en consultar a un especialista. No tienes nada de qué avergonzarte. Igual que pides ayuda para tratar tu corazón o tu hígado, no dudes en pedirla para cuidar tu estado de ánimo que tan importante es para tu salud.

Sonrisa forzada


Y aquí viene lo mejor. 

Los estudios demuestran que sonreír a propósito (no espontáneamente) modifica nuestra química cerebral y hace que nos alegremos convirtiendo finalmente esa sonrisa ¡en auténtica!

Pero hay que hacerlo bien. Sonríe con toda la cara, elevando los pómulos y apretando un poco las arruguillas de los ojos. Aguanta así un ratito ¿a que te ha venido a la cabeza alguna imagen alegre?

Mi consejo para terminar ¡sonríe siempre que puedas!  :)) :))

                                                                                          
Esther García Schmah
Pedagoga y psicóloga 

Comentarios

  1. Que entrada más esperanzadora. No tenía ni idea de todo esto, y menos de que una sonrisa forzada puede llegar a engañar al cerebro y ayudarte a tener los beneficios que este gesto proporciona. Gracias por esta caja de sorpresas!

    ResponderEliminar
  2. Sí, es importante ser conscientes de los mucho que el estado de ánimo puede influir sobre el estado del cuerpo, para tratar de tener siempre que se pueda una actitud positiva. Gracias por seguir el blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una foto preciosa (buen ejemplo de sonrisa).

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Anónimo, se lo diré a mi hijo seguro que se alegra.
    Espero que sigas por aquí y poder saludarte por un mombre más sencillo la próxima vez.
    Feliz día :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario