Mis primeros recuerdos

Mis primeros recuerdos son de cuando tenía tres años. No son recuerdos demasiado nítidos, más bien imágenes estáticas como fotografías en un álbum.
En una estoy en la cama rodeada por un montón de médicos, en otra voy por un pasillo junto con otras dos niñas, en la tercera miro cómo a la niña de la cama de al lado le sangra la nariz y, por último, hay una imagen de mi hermano mayor saludándome desde la calle. Todas ellas son imágenes de los tres meses que pasé en el hospital, por eso puedo situar sin problemas el momento exacto de mis primeros recuerdos: los tres años de edad.


Mis padres me han hablado a veces de aquellos días: de las pruebas, de sus miedos, de cómo mi madre ayudaba a las enfermeras para que así la dejasen quedarse más tiempo que el permitido por los horarios de visita (en aquella época mucho más estrictos que los de ahora), de que yo no paraba de hacer recortables y que un día una enfermera me regaló una preciosa muñeca de cartón hecha por ella y yo la recorte :( ... pero no recuerdo nada de aquello. Solo esas cuatro fotografías fijas en mi cabeza. 

Dicen que el tiempo todo lo cura y debe ser cierto, porque no dudo que aquellos tres meses debieron ser realmente duros, pero yo no guardo angustias ni fobias de todo aquello, ni siquiera sentimientos de tristeza. Para mi son solo imágenes completamente neutras. Es como encontrarte en tu álbum de fotos una fotografía de algo que no recuerdas. Sabes que estuviste ahí porque tienes la prueba ante tus ojos, pero no despierta en ti ningún sentimiento.

Mi siguiente ingreso no fue hasta que cumplí los 11 años y aquel sí que lo recuerdo mucho mejor aunque no fuera tan largo. Debe ser porque de aquella edad ya no veo solo imagenes sino que también almaceno en mi memoria sentimientos y pensamientos. Pero esa será una historia para otro día...

¿Cuáles son tus primeros recuerdos? ¿Están relacionados con tu enfermedad? ¿Tu hij@ tiene que estar ingresado en el hospital? Si es así quizás te interese este artículo. Y si quieres saber un poco  sobre la memoria en la primera infancia pincha aquí.

Comentarios

  1. Bonita pero triste historia, hace falta mucho optimismo para superarlo!
    Mejores deseos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elno 364. Afortunadamente mis recuerdos de infancia no son tristes, como cuento en mi biografía son muy felices. Pero tienes razón, el optimismo es el arma más poderosa contra las dificultades. Mis mejores deseos también para tí.

      Eliminar

Publicar un comentario