La carta de mis padres: NO TE RINDAS

Mis padres me han enviado una carta para que la publique en el blog. Sin más preámbulos, aquí os dejo su voz:




Hoy quiero confesarte algo

Tras leer el último artículo de tu blog “Gracias mamá por el tomate frito” y con los ojos empañados de lágrimas, hoy quiero confesarte algo. Aquel día en que el certero diagnóstico de un médico de cabecera descubrió en tus parpados hinchados que algo no iba bien en tus riñones,  comenzó el duro peregrinaje hacia un desenlace incierto. ¿Que le va a suceder a nuestra hija? nos preguntamos. Y la tremenda respuesta que recibimos de los máximos expertos tras meses de hospitalización fue “llévensela a su casa para que pase sus últimos días  rodeada de su familia y no en la fría habitación de un hospital” Y he de confesar, que al contemplar tu carita redondeada por la cortisona, invadió mi cuerpo un impulso de rebelión que me hizo enfrentarme al espejo y repetirme insistentemente ¡¡NO TE RINDAS, NO TE RINDAS!! Busqué en la guía telefónica Nefrólogos, los llamé explicándoles tu caso, idas y venidas para escuchar opiniones, hasta que al fin dimos con el Dr. Botella de la Clínica Pta. Hierro ( ya fallecido ) a cuya memoria dedico mis mejores recuerdos y agradecimiento pues él tampoco se dio por vencido y ACERTO.

A partir de ahí tú ya lo vas contando todo en tu blog de una manera certera y con el único fin de ayudar a los demás.

A nosotros tus padres, solo nos queda decir a otros padres que lleguen a encontrarse en semejante situación. Que en los días difíciles no desfallezcan, que se pongan frente al espejo y repitan fuerte ¡¡NO TE RINDAS, NO TE RINDAS!!
Y quiero terminar alzando la voz del agradecimiento, a tu hermano, nuestro hijo Marcos cuyo comportamiento en momentos tan difíciles, supo llevar con silenciosa entereza y madurez el apoyo a su hermana, comportamiento indispensable que nos dio fuerzas a todos.

Comentarios

  1. Enhorabuena Esther por tu familia y tus padres. Qué fortaleza y perseverancia dignas de admirar. Me ha emocionado profundamente, sobre todo por el mensaje que encierran estas palabras, gracias al cuál queda patente que la voluntad y el amor a un hijo mueve montañas... Solo puedo repetir "enhorabuena"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les transmitiré a mis padres tus bonitas palabras. Un abrazo y de nuevo gracias por ser una lectora del blog tan activa.

      Eliminar
  2. Qué importante es la familia! A mi marido le diagnosticaron la enfermedad siendo novios y viviendo juntos. La sufrimos juntos. 4 años diálisis, el trasplante y la recuperación. Tampoco nos rendimos y dos años después de trasplante decidimos casarnos y ahora tenemos mellizos de 5 años. Enhorabuena a toda la familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina y enhorabuena a vosotros también. Sin duda, sin el apoyo de la familia sería muy difícil superar las circunstancias de una enfermedad grave. Y como le comenté a otra lectora en el post de "cuando de algo malo surgió lo mejor" me parece admirable la determinación de las personas como tú, que no se rinden ante las circunstancias y siguen defendiendo el amor en lugar de buscar una relación más sencilla.

      Eliminar

Publicar un comentario